Catálogo de la Colección "Derecho, Economía y Sociedad" Sitio Oficial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Regulación jurídica de las biotecnologías

Curso dictado por la Dra. Teodora Zamudio

Equipo de docencia e investigación UBA~Derecho

Actualidad | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina |Enlaces |Mapa de carpetas

Programa de clases |
 Guías de trabajo |
 Glosario |

Conocimiento científico y tecnológica


Imprimir esta página

 

þPresupuestos & Condiciones de contorno

þHipótesis iniciales

1. Bases biológicas

2. Herramientas biotecnológicas

3. Biodiversidad

4. Ecología/Alimentación

5. Genoma Humano

6. Economía

Ud. está en esta Unidad pedagógica

7. Análisis ético y bio-ético

þ Bibliografía general

Tradicionalmente se ha considerado que la investigación científica debe estar abierta al debate y la confrontación pública. Desde sus primeros pasos, la ciencia moderna ha propugnado la libre comunicación de ideas, teorías y resultados de los trabajos realizados para permitir el ejercicio de la crítica y compartir el conocimiento. Pero no hay que engañarse, la relación con el estado, el ejército, los empresarios y el mercado también ha existido siempre en mayor o menor medida.

 En los siglos XVII y XVIII era ya notorio el interés por la dimensión tecnológica y el sentido utilitario de la ciencia, muy especialmente en ciudades como Londres[1]; las implicaciones sociales, industriales y comerciales de afamados científicos de la época como Boyle, Newton y Hooke, entre otros muchos, son bien conocidas. Los ejemplos se extienden por todas las épocas; en el siglo XIX nombres de ilustres físicos teóricos como Maxwell y Kelvin aparecen ligados también a la tecnología y a la ciencia industrial, por ejemplo, en relación con el cableado de la telegrafía transatlántica[2]. En el siglo XX, la insigne Mme. Curie, pese a que nunca aceptó solicitar patentes por sus descubrimientos, concibió y contribuyó a poner en marcha los procesos industriales para fabricar y purificar numerosas sustancias radiactivas así como la instrumentación necesaria al efecto; además, bajo su dirección, el Instituto del Radio jugó un decisivo papel en el desarrollo metrológico de la radiactividad para usos industriales y en la medicina[3], constituyéndose un servicio de medidas y control de los instrumentos al que acudían industriales y médicos de todas partes, lo que convirtió oficiosamente al laboratorio de Curie en el centro nacional de medidas que no existía en Francia.

Por su interés como fuente de poder (science is power), es durante la segunda mitad del siglo XX cuando la ciencia ha tenido que doblegarse con más frecuencia que antaño a los imperativos económico y militar, lo que queda históricamente ilustrado por el proyecto Manhattan desarrollado al finalizar la Segunda Guerra Mundial[4], la cual marca la línea divisoria entre la antigua y la nueva forma de entender el apoyo a la ciencia.

Las restricciones que imponen desde entonces los secretos comerciales y militares chocan frontalmente con la norma mertoniana del comunalismo científico, considerado idealmente un valor propio de la ciencia. La mayoría de los científicos académicos que investigan subvencionados por las empresas o el gobierno tienen que pedir autorización para publicar sus trabajos. Aunque generalmente se les permite publicarlos, el hecho mismo de que tenga que ser con un permiso expreso, externo a la propia ciencia, está indicando que estos científicos ya no pueden seguir cumpliendo libremente con dicha norma. Estas limitaciones, características del modelo I&D, se han ido extendiendo a toda la investigación científica, porque muchos laboratorios industriales y de defensa nacional llevan a cabo, o encargan a las universidades, no sólo investigación aplicada, sino básica y estratégica o básica dirigida.

Desde los comienzos de la década de los ochenta, la valoración comercial de los resultados de las investigaciones se ha constituido en la preocupación más importante de la política científica y tecnológica. En estos tiempos, el interés por las aplicaciones comerciales de tales resultados se está imponiendo sobre sus propias implicaciones científicas. En coherencia con esta posición, los países más avanzados hacen considerables esfuerzos para animar a los científicos a proseguir su tarea más allá de sus proyectos de investigación básica e, incluso, a que participen en la aplicación de sus resultados. Al mismo tiempo los gobiernos y las grandes empresas promueven programas nacionales e internacionales destinados a desarrollar investigaciones que obligan a la colaboración entre equipos de universidades y empresas.

No todos están de acuerdo con este modelo de investigación básica dirigida a lograr metas tecnológicas específicas. La necesidad social de planificar y gestionar los recursos destinados a financiar la investigación científica y el desarrollo tecnológico no debería conducir a los políticos y gestores a caer en un excesivo dirigismo, exclusivamente orientado hacia objetivos tecnológicos concretos a lograr a corto plazo, porque la investigación básica, que genera conocimientos y prepara científicos -muchos de los cuales trabajarán en la ciencia industrial-, es también fundamental para la innovación tecnológica[5].

No obstante, lo que se percibe en el mundo contemporáneo es que a la investigación científica se le exige cada vez más el requisito de interés tecnológico y su compatibilidad con la tecnología. Para la inmensa mayoría de los ciudadanos la ciencia es uno de los componentes del complejo sistema denominado tecnociencia y se valora por su utilidad. Para bien o para mal, en los albores del siglo XXI emerge un paradigma de D&I en ese orden, que está sustituyendo al I&D.

 

Bibliografía complementaria:

NORMATIVA

ONU

Declaración de los Derechos del Hombre. 10 de diciembre de 1948.

OEA

Declaración de los Derechos y Deberes del hombre. Bogotá, Colombia, 1948

JURISPRUDENCIA

Diamond, Comisionado de Patentes y Marcas v. Chakrabarty, 447 U.S.C. 303; 100 S. Ct. 2204; 16 de junio de 1980 (selección de pasajes de piezas procesales)16 de junio de 1980. Patentes: Materia patentable

ENSAYOS Y NOTAS DOCTRINARIAS

Guisado Aranguiz, Chita Bernarda El debate natura-nurtura

Martinson, Brian C.; Melissa S. Anderson and Raymond de Vries. Scientists behaving badly

Monografías e Investigaciones

APUNTES Y ACTUALIDAD

Proyecto Genoma Humano. Su historia. Teodora Zamudio

Células madre: Primeras posiciones regulatorias. Material de archivo

Estadísticas patentarias en biotecnología en los Estados Unidos. Informe de archivo

USPatent N° 5,462,956 Epibatidine y sus derivados, composiciones y métodos de tratamiento del dolor

Medicina tradicional. Por Arnulfo Barroso

El GEE admite la patente de células madre una vez modificadas Material de Archivo

UNIDADES/CLASES REFERENTES O DE TEMAS ASOCIADOS
GUÍA DE TRABAJO

Anterior Programa Siguiente

 

 

 


NOTAS:

[1] Stewart, L. La ciudad de Londres. El encuentro de la ciencia y el mercado. Mundo científico, 183, 810-815. 1997

[2] Smith, C. y Wise, N. Energy and Empire, William Thomson, Lord Kelvin, 1824-1907. Cambridge: Cambridge University Press. 1989. Pestre, D. Entre torre de marfil y Silicon Valley. Mundo científico, 209, 57-60. 2000

[3] Boudia, S. El laboratorio Curie. En el corazón de una red de competencias. Mundo científico, 183, 845-849. 1997

[4] Ferné, G. La ciencia una nueva mercancía. Mundo científico, 91, 564-571. 1989

[5] Feinberg, G. Claves ciertas. Barcelona: Salvat. 1986

Solicite más informaciónContáctenos para recibir más información sobre este curso en CDRom

Colección: Derecho, Economía y Sociedad

www.BIOETICA.org

Copyright G.A.T.z©2005 ES MATERIAL DE DIVULGACIÓN.  Agradecemos citar la fuente.
Última modificación: 09 de Julio de 2005

Herramientas
para instalar clickée sobre los logos


Abode® Readers para leer  archivos .pdf


Winzip® para descomprimir archivos .zip