Catálogo de la Colección "Derecho, Economía y Sociedad" Sitio Oficial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Regulación jurídica de las biotecnologías

Curso dictado por la Dra. Teodora Zamudio

Equipo de docencia e investigación UBA~Derecho

Actualidad | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina |Enlaces |Mapa de carpetas

 Glosario

La producción de múltiples bienes y servicios del bosque nativo de Chubut y sus beneficiarios


Imprimir esta página

 

Ing. Ftal. Fabio Berón

- Vicepresidente de la Asociación de Ing. Forestales del Chubut

Un viejo proverbio forestal dice:
“Hay quien pasea por un bosque y solo ve leña y madera”.

 

Hoy entrados en el siglo XXI ya no podemos desconocer que los bosques nativos brindan una multiplicidad de bienes y servicios, algunos convencionales y otros no tanto.

Dentro de la función productora de bienes que poseen los ecosistemas forestales se encuentran los llamados maderables. Todos conocemos la función del bosque de producir, entre otros, bienes como la leña, que se usa para la calefacción y cocción de alimentos y la madera, con la que se construyen viviendas, aberturas, muebles, corrales, varillas, tranqueras, artesanías, en fin, solo vale mirar alrededor para descubrir la madera en muchos objetos.

También, es creciente la valorización por parte de nuestra sociedad, de una serie de bienes reconocidos como “no maderables”, tradicionales y no tradicionales: hongos, helechos, flores, pasturas y otros. Ellos son utilizados como fuente de alimento para nosotros, los animales domésticos y fauna silvestre, además de adornos, decoración, etc.

A su vez, los bosques cumplen una función esencial de protección de otros recursos naturales como lo son: los suelos, protegiéndolos de la erosión y la flora y fauna silvestre asociada a las estructuras boscosas. Vale destacar en este último punto la importancia y relevancia de los ecosistemas boscosos en el resguardo de la biodiversidad. Por ejemplo: los bosques andinopatagónicos resguardan especies en peligro de extinción que son consideradas con un status especial de protección como el Huemul, Pudú y Lahuanes entre las principales. Por otro lado, muchas especies, fundamentalmente de la flora, tienen un gran potencial en la industria farmacéutica.

Análogamente, los bosques son valorados como bienes naturales, un valor per se que se identifica en paisajes, parques y entornos naturales. En este sentido, el estilo de vida moderno y artificial crea una demanda social muy importante, que nos dispone a “consumir” ambientes naturales, lo cual genera una alternativa económica a las regiones que disponen de estos bienes (turismo ecológico o de aventura, recreación social, etc.).

Por último, quizás en el lugar más importante en un futuro no muy lejano serán los llamados Servicios Ambientales Forestales los que re-valorizan a los bosques nativos en un contexto global. La valoración de los servicios ambientales del bosque se manifiesta a partir de un creciente y alarmante deterioro del medio ambiente a nivel local y global, como consecuencia del aumento del estándar de vida (o consumo). Este fenómeno se observa especialmente en los países “desarrollados” que a través del aumento en el consumo de bienes y servicios, (esencialmente alimentos y energía), expanden las fronteras de la agricultura y la ganadería en detrimento de las tierras forestales, incrementándose, el consumo de energía no renovable derivada de combustibles fósiles (gas y petróleo).

Los ejemplos más conocidos de desequilibrios ambientales de relevancia mundial, causados por estos “excesos” de este mundo “moderno, desarrollado o en vías de...” son el agujero de la capa de ozono, la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, y la contaminación del agua potable, entre los principales. Lo cierto es que los bosques juegan un ROL ESTRATEGICO en esta problemática, pues en definitiva son una reserva de Carbono excepcional, producen oxígeno, purifican las aguas, y regulan el régimen hídrico, entre tantos de otros servicios que prestan.

El pueblo del Chubut día a día recibe los beneficios de los servicios ambientales forestales, cuando quema los derivados de los combustibles fósiles (gas, nafta , petróleo), consume energía hidroeléctrica o simplemente agua potable para tomar, regar o darle uso industrial. Muchas veces el problema radica en que esto no se valora en su justa medida, ya sea por desconocimiento, falta de información o educación.

Ahora bien, si analizamos la situación en los países “desarrollados”, como Estados Unidos, Alemania, Canadá, Nueva Zelanda, Francia o Rusia se verá claramente que los bosques nativos permanecen, en gran medida, en manos comunes (Estado Nacional, Provincial, Municipal, comunidades aborígenes y otras formas de organización comunitaria como ONGs y sistemas cooperativos). Inclusive, estos Estados y organizaciones actualmente realizan grandes inversiones para recuperar sus entornos naturales privatizados.

Es en este contexto, donde creemos que se debe analizar, discutir y reglamentar los alcances del articulo 105 conjuntamente con el 106 de la Constitución Provincial.

El artículo 105 de la Constitución Provincial, algunos alcances.

Los convencionales del ´94, en representación del pueblo del Chubut y por lo tanto responsables de nuestros intereses, modificaron la Constitución Provincial, haciendo extensiva esta reforma a los artículos referentes a los Bosques de la Provincia, quedando abierta la posibilidad de “enajenación” del recurso, hasta entonces inalienable (no vendible) por parte del Estado Provincial.

Concretamente el nuevo artículo 105 en su primera parte dice:

“El bosque nativo es de dominio de la Provincia. Su aprovechamiento, defensa, mejoramiento y ampliación se rigen por las normas que dictan los Poderes públicos provinciales. Una ley general regula la enajenación del recurso, la que requiere para su aprobación el voto de los cuatro quintos del total de los miembros de la Legislatura. La misma ley establece las restricciones en interés público que deben constar expresamente en el instrumento traslativo de dominio, sin cuyo cumplimiento éste es revocable...”

En principio vale analizar el contexto en el que se redacta este artículo constitucional. No se puede olvidar que en el año 1994, se vivía un proceso privatizador a nivel nacional y provincial, cuyas consecuencias sufrimos actualmente. Por ejemplo, parece aceptada la idea que el servicio telefónico ha mejorado desde su privatización, pero cierto es también, que el costo que tenemos que pagar por ese servicio, uno de los más caros del mundo, es sencillamente excluyente de buena parte de la población a pesar de ser público. Lo mismo con el gas, el transporte urbano y aéreo, etc.

En este sentido, vale aclarar que, los servicios públicos privatizados, están perfectamente definidos y por lo tanto se pueden cuantificar en un sistema de mercado, a diferencia de muchos bienes y servicios de un bosque que aún carecen de valor, pues sencillamente no se lo conoce, no se los valoriza en la economía formal o no gozan de un precio por tener carácter de público. Expresado claramente, una cosa es privatizar una empresa de servicios públicos bien definida y “protegible” y otra muy diferente es privatizar un ecosistema que presta una multiplicidad de bienes y servicios, muchos de ellos aún desconocidos. Este punto es de importancia relevante pues a la hora de enajenar un bosque nativo se hace muy difícil valorar y por lo tanto asignar un precio justo en un sistema de mercado ¿Cuánto vale un bosque como “productor de paisaje”, captor de carbono, productor de oxigeno o regulador o purificador de agua? Y suponiendo que podemos encontrar o cuantificar ese valor ¿Quién pone el precio y quien podrá o no pagarlo? Si se transfiere el dominio ¿bajo que restricciones administrativas y de uso? transferido el dominio ¿quién garantiza que el propietario lo use en aras del interés general?

Al punto anterior, de carácter práctico, se le deben sumar los problemas de índole ético que plantean algunas corrientes filosóficas de creciente aceptación. Un planteo eco-centrista podría ser ¿Hasta dónde llegan los derechos de los seres humanos de transar “libremente” en un mercado, por cierto “con muchas imperfecciones” las partes de un ecosistema que tarda hasta cinco veces la vida de un hombre en conformar sus estructuras tal cual las conocemos, además de sustentar un sin número de vida y funciones? o ¿Hasta dónde llegan los derechos de árboles centenarios y de ecosistemas únicos, los que no ocupan bancas en la mesa de discusión?.

Ahora bien, también es cierto que este patrimonio, bajo dominio del Estado, tampoco es garantía de su conservación, si no hay una fuerte vocación o decisión por parte de los sucesivos gobiernos para llevar adelante políticas de Estado comprometidas con la conservación y uso sostenido del Recurso Natural y Humano relacionado, en una gestión integradora de ambos. Aun así, la experiencia histórica indica que la apropiación privada de recursos, previamente comunales, ha sido lo que lo ha llevado a su ruina y desaparición. En Chubut y en el Mundo hay muchos ejemplos para dar, lo cierto es que la privatización de los recursos naturales con estas característica en favor de un interés particular, sobre todo de aquellos de crecimiento lento, no es la solución al problema de su conservación, mas bien es la delegación del problema al sector privado.

Por otro lado, la realidad en Chubut es que, a pesar del mandamiento de la Constitución del ´58, se avanzó en la entrega de títulos de propiedad a particulares en tierras forestales con bosque nativo en la cordillera chubutense, producto de una fuerte presión colonizadora en la ocupación del territorio a partir de la actividad ganadera, muchas veces avalada y promocionada por el mismo Estado provincial. Es necesario resaltar que como consecuencia de este proceso se “desarrolló” buena parte de la cordillera y hoy, inclusive, sustenta una parte de la economía regional. Tampoco podemos ser injustos con los pioneros, y pobladores originarios (padres y abuelos) que enfrentaron el desafío y equivocados o no, le pusieron sangre, sudor y lágrimas, a la posibilidad de habitar este rincón del planeta. Indudablemente los responsables de decidir como sigue la relación con el ecosistema somos nosotros...

Entonces, el punto está en qué y cómo se quiere y pretende USAR o aprovechar de acá en más, este legado, natural y cultural, pues así lo define la Constitución “El Estado determina el aprovechamiento racional del recurso y ejerce a tal efecto las facultades inherentes al poder de policía”. En este sentido, lo primero que se debería analizar son los problemas de conservación y gestión del recurso, a saber:

Primero, hay que destacar que se queman, en promedio, casi 5.000 hectáreas por año de bosque nativos en Chubut y si bien el estado provincial y nacional hacen un esfuerzo en este sentido, las áreas siniestradas no vuelven a ser reforestadas y lo peor, nunca se encuentran responsables por estos actos criminales, ya que la mayoría son causados en forma intencional.

Segundo, casi el 90% de los bosques considerados con aptitud maderable (lenga, coihue y ciprés de la cordillera) son usados simultáneamente como “praderas de pastoreo” (veranadas e invernadas) sin mediar un control estricto en este sentido a pesar de estar previsto por ley su sanción, provocando por parte de la ganadería un deterioro continuo y permanente a los renovales que conformarán el futuro bosque.

Tercero, el aprovechamiento forestal, muchas veces, no tiene en cuenta reglas ambientales, forestales, ni laborales mínimas, deteriorando o agotando la posibilidad en el largo plazo de la producción de bienes maderables, no maderables y servicios ambientales. No se realizan las inversiones necesarias para el manejo y no se tiene en cuenta la compatibilidad del uso extractivo con otros usos posibles y factibles que agregarían valor a los ecosistemas (el paisaje, y otros bienes y servicios ya mencionados), además de no cuidar aspectos del recurso humano como la seguridad y capacitación.

Cuarto, a medida que se fueron poniendo en valor algunos de los bienes y servicios que presta el bosque, las instituciones del Estado en relación a la gestión del recurso, fueron acomodando sus “quintas” según se fueron produciendo las necesidades, convertidas hoy en compartimentos estancos y debilitadas, que impiden llevar adelante una gestión integrada y adaptada a los tiempos que corren. Primero la oficina nacional de tierras y luego el Instituto Autárquico de Colonización (IAC), otorgaron los derechos de pastaje y mediante un régimen de obtención de la propiedad de la tierra avanzaron en la adjudicación al sector privado de alrededor del 50% de tierra con vocación forestal pero con un fin ganadero. La Dirección de Bosques y Parques (DGByP), con fuerte arraigo en la cordillera, por otra parte, se ocupó del bosque como productor de madera y llevó adelante diferentes políticas de uso y aprovechamiento del bosque nativo y promoción de las forestaciones, que sin llegar a enajenarlo, lo dio en concesión y tercerizó su uso. Esta administración paralela, una del “suelo” y otra del “vuelo” de un mismo recurso o ecosistema, el bosque nativo, superpuso los permisos de pastoreo a los de corta y viceversa, resultando nefasta para la conservación del recurso pues estas dos formas de uso sin un programa común, son incompatibles.

A esto se le sumó paulatinamente la posibilidad del desarrollo turístico en la región, donde el paisaje que conforma el bosque nativo en el entorno montañoso es el patrimonio natural de atracción prevalente, representando hoy conjuntamente con el aprovechamiento de bienes maderables y no maderables, una economía alternativa dependiente del recurso. En este sentido la actual Secretaria de Turismo promueve la creación de algunas áreas protegida con fin recreativo.

Si a esto le agregamos que en los ochenta el IAC transfirió a los Municipios la administración de tierras fiscales, el punto es que estamos en un conflicto jurisdiccional y de intereses sectoriales, que afectan a la definición de una clara y concreta política de Estado para la conservación del recurso y el desarrollo social y económico de la región.

En los últimos años se agregó una nueva amenaza, que de consolidarse beneficiaria a un reducido sector social, probablemente foráneo. Se trata del negocio inmobiliario generado por las expectativas de compara-venta de servicios ambientales de los recursos forestales a nivel internacional y por la adquisición de ambientes naturales agrestes como lugar de residencia, tendientes al NO – USO del recurso, quizás lo más complicado para el pueblo del Chubut, pues saca de producción áreas de interés general, acentuando a futuro los problemas de pobreza, desocupación y marginación social... -

Solicite más informaciónContáctenos para recibir más información sobre este curso en CDRom

Colección: Derecho, Economía y Sociedad

www.BIOETICA.org

Copyright G.A.T.z©2005 ES MATERIAL DE DIVULGACIÓN.  Agradecemos citar la fuente.
Última modificación: 09 de Marzo de 2007

Herramientas
para instalar clickée sobre los logos


Abode® Readers para leer  archivos .pdf


Winzip® para descomprimir archivos .zip