Catálogo de la Colección "Derecho, Economía y Sociedad" Sitio Oficial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Regulación jurídica de las biotecnologías

Curso dictado por la Dra. Teodora Zamudio

Equipo de docencia e investigación UBA~Derecho

Actualidad | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina |Enlaces |Mapa de carpetas

 Glosario

Biodiversidad antártica


Imprimir esta página

Entrevista a Lynda Goff[1] por Xavier Pujol

Diario El País 07/07/1999

La Antártida no es en absoluto un desierto. Es, más bien, justo lo contrario: entre hielos perpetuos y en las frías aguas que rodean el inhóspito continente, florece una biodiversidad asombrosa en cantidad y variedad. Lynda Goff, bióloga de la Universidad de California-Santa Cruz y reputada experta en estudios antárticos, cree que el éxito evolutivo de las especies que pueblan la Antártida, sobre todo el de sus comunidades bacterianas sobre las que centra en la actualidad sus investigaciones, es debido a la falta de competencia en sentido ecológico y que el estudio de las mismas puede ayudar a desvelar la existencia de vida en otros planetas. Goff estuvo en el Museo de la Ciencia de Barcelona para hablar de la vida en condiciones extremas. Allí fue entrevistada y aquí sus palabras....

Existe una enorme biodiversidad, tanto en los océanos que circundan la Antártida como debajo de las grandes capas de hielo. Incluso puede hablarse de gran biodiversidad en el entorno terrestre

Es cuestión de mirar. Sea donde sea donde uno mire encontrará una gran vida microbiana, bien sea en la jungla tropical o en la Antártida. Simplemente hay que buscar para encontrarla porque no siempre es evidente. En el entorno antártico la biodiversidad existente probablemente sea debida a una falta de competencia en términos ecológicos. En muchos ambientes la competencia es tal que algunas especies son temporales. Eso no parece ocurrir en la Antártida.

Entre la biodiversidad detectada destaca una gran variedad de arqueas [tipo de microorganismos descritos por vez primera durante los años 80]. Por de pronto, su hallazgo en la Antártida nos ha llevado a buscarlas en lugares en los que, a priori, nadie creía que podrían hallarse. Desde que fueron descritas, siempre se había pensado que habitaban en lugares con condiciones extremas para la vida como géiseres, aguas sulfurosa, lagunas hipersalinas o climas extraordinariamente fríos. Hemos visto que pueden vivir en cualquier punto del planeta junto con las bacterias. Lo que investigamos ahora es qué tipo de competencia se establece entre ambos grupos y su influencia en la ecología global.

Algunos científicos continúan pensando que las arqueas son los organismos vivos más antiguos. Otras teorías, sin embargo, sostienen que arqueas y bacterias evolucionaron de forma paralela. Hay varias evidencias que apuntan en esa dirección. Una de ellas, corroborada recientemente, es la presencia en células eucariotas de genes que proceden de arqueas y de bacterias.

La biodiversidad antártica podría multiplicarse de confirmarse la existencia de grandes lagos subterráneos. En efecto, se cree que podría existir una gran masa de agua bajo el continente antártico y que la enorme presión del hielo impediría que el agua se congele. Lo que sí se ha encontrado recientemente son algas intersticiales que viven en la nieve y que se cree que podrían aportar grandes cantidades de oxígeno al planeta.

También se ha hallado en la Antártida un meteorito de Marte con signos de vida. Aún no ha podido determinarse si lo que contiene son inclusiones inorgánicas o restos de microorganismos. En cualquier caso, pudo haber sido invadido por microorganismos propios de la Antártida. Por tanto, no creo que ese meteorito nos dé ningún tipo de respuesta.

La NASA tiene prevista una misión a Marte para el año 2008 en la que se recolectarán muestras de rocas de lugares donde suponemos que pudo haber agua. En la Antártida estamos encontrando comunidades de cianobacterias muy complejas que, de alguna forma, podrían haber vivido en las condiciones extremas de hace 2.000 millones de años, similares entonces a las de Marte. Por tanto, si todo eso es cierto, las rocas que la NASA traerá de Marte deben contener los registros fósiles de poblaciones similares.

 

 


NOTA:

[1] Professor of EEBiology Vice Provost & Dean of Undergraduate Education B.S.,  Western Oregon State College Ph.D., University of British Columbia www.biology.ucsc.edu/faculty/goff.html

 

Solicite más informaciónContáctenos para recibir más información sobre este curso en CDRom

Colección: Derecho, Economía y Sociedad

www.BIOETICA.org

Copyright G.A.T.z©2005 ES MATERIAL DE DIVULGACIÓN.  Agradecemos citar la fuente.
Última modificación: 09 de Marzo de 2007

Herramientas
para instalar clickée sobre los logos


Abode® Readers para leer  archivos .pdf


Winzip® para descomprimir archivos .zip