Catálogo de la Colección "Derecho, Economía y Sociedad" Sitio Oficial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Regulación jurídica de las biotecnologías

Curso dictado por la Dra. Teodora Zamudio

Equipo de docencia e investigación UBA~Derecho

Actualidad | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina |Enlaces |Mapa de carpetas

 Glosario

Medicina tradicional


Imprimir esta página

Por Arnulfo Barroso

(*) Corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI, Ciudad de Panamá, Panamá.

Los indígenas kunas panameños trasladaron a la Asamblea Nacional la lucha por preservar su milenaria cultura, mediante la presentación de un proyecto de ley que busca crear el Instituto Autónomo de Medicina Tradicional, cuya función primordial sería proteger sus conocimientos medicinales de las transnacionales piratas.

La presentación de este proyecto de ley ha sido calificada por la dirigencia indígena como el inicio de una larga lucha en el ámbito político y legal. El espíritu de la norma busca que el estatal Ministerio de Salud reconozca la existencia, el aporte y la importancia de la medicina tradicional indígena en la atención preventiva y curativa de las enfermedades en las poblaciones indias y evitar que ésta sea usufructuada por empresas transnacionales. 

Desesperados ante la penetración imparable de colonos, petroleras e indígenas de otras etnias en su territorio, los tagaeri –quienes conforman uno de los pocos pueblos amazónicos que no mantiene contacto con la cultura occidental ni con otros indígenas- han vuelto a atacar a muerte después de 35 años, especialmente a los miembros de la nacionalidad indígena kichwa. Pero lo más importante para los kunas es que las facultades de medicina y farmacia de la estatal Universidad de Panamá incluyan en sus programas de educación la asignatura de medicina tradicional indígena, su uso en el tratamiento de enfermedades y las propiedades de sus recursos genéticos.

La iniciativa plantea también la necesidad de que las autoridades cesen la "persecución" en contra de los médicos tradicionales (inaduleki, sukias y jaibanas en lengua kuna), a quienes, entre otras cosas y paradójicamente, se les acusa de comercializar los medicamentos que fueron elaborados con las plantas medicinales usadas tradicionalmente por los indígenas.

Solicita además que el Ministerio de Salud incluya a los médicos tradicionales en los programas de apoyo que realiza el Gobierno en lugares de difícil acceso.

De los cerca de 3 millones de habitantes que hay en Panamá, 200 mil son indígenas y la mayoría de éstos habita en lugares muy distantes, en donde la medicina profesional no llega con facilidad.

La población kuna es la mayor entre los indígenas panameños, con cerca de 100 mil personas, y habitan en la Comarca Kuna Yala, una reserva indígena creada mediante ley y que es fronteriza con Colombia.

La aprobación del proyecto de ley sobre medicina tradicional crearía un régimen jurídico especial que permitiría valorizar el sistema de salud indígena, regularía el acceso a los recursos genéticos relevantes para la medicina en territorios indígenas y establecería un régimen de reparto equitativo de los beneficios del uso de estos conocimientos.

El Instituto de Medicina Tradicional tendría la participación de los principales congresos indígenas del país y estaría adscrito al estatal Ministerio de Salud. La estructura orgánica del Instituto estará compuesta por un representante por cada pueblo indígena, otro de los médicos tradicionales, el Ministro de Salud o su representante y un delegado del Colegio de Médicos.

En la gráfica numerosos medicamentos tradicionales.

Según el médico kuna, Rutilio Herrera, los jóvenes médicos indígenas no parecen tener la misma dedicación que sus antecesores. Un ejemplo es que antes de hacer una curación importante se mantenían en abstinencia sexual durante 24 horas, pero ahora los aprendices no están dispuestos a ello. En la gráfica numerosos medicamentos tradicionales.

De la unión entre la medicina tradicional y la medicina profesional saldrá el compromiso de conservar y promover los conocimientos medicinales de los indígenas y realizar campañas preventivas de ambas en lugares apartados.
El Instituto deberá iniciar la confección de un inventario de los recursos medicinales de los pueblos indígenas, con el fin de regular su uso y explotación comercial.
Con la aprobación de esta ley quedaría prohibido el acceso de particulares a los recursos genéticos de los territorios indígenas, sin el consentimiento previo de las autoridades de esta etnia.

El documento plantea la preservación en el sitio de estos recursos y prohibe rotundamente la expedición a particulares de patentes de invención sobre las especies medicinales y destina exclusivamente a los pueblos indígenas el beneficio económico que se derive de su comercialización.

Escuela para médicos tradicionales

Los indígenas kunas panameños tienen temor de que la medicina tradicional desaparezca, por varias razones, que van desde la desidia de los jóvenes por aprender esta práctica, hasta la devastación de los bosques primarios en donde hay gran parte de las plantas usadas.

El médico tradicional kuna, Rutilio Herrera, dijo que la dirigencia de esta etnia ha iniciado una serie de medidas para garantizar que la medicina tradicional no desaparezca.

En la actualidad, añadió Herrera, quedan muy pocos médicos tradicionales, en su mayoría de avanzada edad. Los jóvenes no parecen tener la misma dedicación que sus antecesores. Un ejemplo de eso, agregó, es el hecho de que en años anteriores los médicos indios antes de hacer una curación importante se mantenían en abstinencia sexual durante 24 horas antes, para garantizar la efectividad del tratamiento.

Sin embargo, ahora los aprendices de médicos tradicionales no quieren ni siquiera someterse a la abstinencia sexual por 24 horas, manifestó Herrera.

Explicó que antes la formación de estos médicos tomaba muchos años, pero ahora con la aparición de aparatos tecnológicos como las grabadoras, videocaseteras y cámaras fotográficas, la preparación de estas personas se ha reducido a unos dos años.

El dirigente indígena dijo que otra práctica que se ha perdido con los años es la de que los médicos tradicionales cultiven en los alrededores de su casa las plantas medicinales que usan.

Entre las medidas que ha tomado la dirigencia kuna para preservar la medicina tradicional, Herrera mencionó el establecimiento de una especie de escuela al aire libre para médicos tradicionales. Explicó que en la Comarca Kuna Yala existe un bosque primario protegido, de unas 100 mil hectáreas, en el cual se han marcado los árboles con sus datos para que los aprendices de medicina tradicional se vayan familiarizando con ellos y sus usos.

Detalló que los aprendices son acompañados en sus recorridos por médicos tradicionales experimentados que les explican todo respecto a los diferentes árboles.

Según Herrera, la medicina tradicional kuna es una de las más ricas en su especie en Latinoamérica, debido a que se ha demostrado científicamente que los bosques panameños figuran entre los más ricos del continente y superan considerablemente a los de Estados Unidos y Europa.

Los indígenas panameños cuentan con tres legisladores en la Asamblea Nacional, todos de la etnia kuna, quienes se han comprometido a agotar todas sus energías para la aprobación de este anteproyecto de ley. Lo cierto es que la tarea será larga y complicada.

Fuente: Noticias en Educación, Ciencia, Tecnología y Cultura para la Comunidad Iberoamericana. Mayo 2001 - Número 39

Contactar con el autor: siipanama@campus-oei.org 

 

Solicite más informaciónContáctenos para recibir más información sobre este curso en CDRom

Colección: Derecho, Economía y Sociedad

www.BIOETICA.org

Copyright G.A.T.z©2005 ES MATERIAL DE DIVULGACIÓN.  Agradecemos citar la fuente.
Última modificación: 09 de Marzo de 2007

Herramientas
para instalar clickée sobre los logos


Abode® Readers para leer  archivos .pdf


Winzip® para descomprimir archivos .zip